Tánger

Bueno, pues ya estamos por aquí de nuevo. Vamos a inaugurar este blog con una visita a Tánger. Intentare aportar el máximo número de datos y contactos para facilitar vuestra visita.

Tanger se encuentra a tan solo 35 minutos en Ferry desde Tarifa. La compañía FRS (www.frs.es) cruza el Estrecho de Gibraltar diariamente, y lo hace desde los puertos de Algeciras y Tarifa. La compra de billetes se puede realizar a través de internet.

Cruzar a Marruecos siempre hace que te embargue una sensación contrapuesta. Visito Tánger al menos un par de veces al año, y aún así siempre me recorre la misma sensación al bajar del barco. El primer soplo de aire ya te hace retroceder en el tiempo. No sabría decir a qué época, pero desde luego no al siglo XXI. Transportistas de maletas reclamando tu atención, “policías” pidiendo el pasaporte, charcos en el suelo, olor a humo del barco, bullicio, caos. Pero al mismo tiempo ganas de perderte por sus calles e ilusión por estar de nuevo en esta anárquica ciudad, en la que parece que nada debe funcionar, pero que por el contrario todo funciona. Esta es su magia.

FRS ofrece la posibilidad de viajar con guía, hotel y comidas contratadas. Ya he manifestado que reniego de ésta fórmula, pero para la primera visita a Marruecos puede estar bien si os sentís temerosos.

Viajes Norafrica (www.viajesnorafrica.com) da la posibilidad de hacer un recorrido privado visitando alguna ciudad cercana a Tánger, como Assilah o Chaouen, o un tour por la ciudad. Dependiendo del número de viajeros disponen de furgonetas y autobuses. Además realizan reservas en hoteles, restaurantes así como circuitos a Fes. Cabe destacar la profesionalidad y amabilidad con la que trabajan estos amigos siempre dispuestos a ayudar y asesorar eficazmente.
Si tenéis alguna noche contratada lo ideal es dejar las maletas en el hotel cuanto antes para así empezar a recorrer las callejuelas del zoco desde bien temprano, y ver como cambia la atmósfera a lo largo del día. El Hotel Continental ofrece la ventaja de encontrarse en pleno puerto y en pleno zoco. En él no busquéis lujos, en todo caso resquicios de una época dorada que parece recordar nostálgico en su silencio. Algunas habitaciones han sido reformadas recientemente (las que dan al puerto) por lo que disponen de camas y cuartos de baño muy confortables y limpios. Puede ser el mejor lugar para envolverte de la marroquinería desde el primer momento. El acceso puede realizarse desde el puerto o desde el zoco. Un Hotel de mayor categoría es el Hotel Andalucía, pero éste se encuentra fuera de la Medina.

Creo que ya está todo listo para comenzar a adentrarse por las callejuelas por las que fluye vida. Lo mejor es hacer una paradita en algún café y tomar fuerzas con el primer té a la menta o “té marroquino”. Y digo el primero a sabiendas de que no será el último. Lo sirven habitualmente después de cada comida, en la merienda e incluso, si sois buenos negociantes, os lo servirán los propios comerciantes en pleno “regateo”.

Recomiendo tomar el té en algún lugar que tenga veladores y tomar asiento mirando a la calle, como hacen ellos para gozar del espectáculo. El Café Central es perfecto para ello. Por las mañanas todo es tranquilo. Tiendas que abren, abuelos que discuten, gente paseando tranquilamente, uno que corre,… Y olores, siempre olores. Es la capital mundial del olfato, tanto buenos como malos, pero que solo se encuentran allí. Si hay un sentido que sobresale por encima del resto en Marruecos es el del olfato. Olores a especias, frutas, suciedad, miel, carnes a la brasa, pescados, menta, tierra; y aromas de Ketama, ya saben a lo que me refiero.

Visitar el zoco de Tánger no es en absoluto peligroso. Tan solo hay que tomar las precauciones que se deben tomar siempre para evitar carteristas. Lo que sí es recomendables es hacerlo las primeras veces con algún guía para evitar pérdidas. Las laberínticas calles se parecen mucho. Aunque siempre hay algún lugareño dispuesto a ayudar. Depende de la orientación de la que gocen.

¿Cómo visitar el zoco? Con alma de explorador y tomando la intuición como GPS. Ahí está la clave. Todas las calles merecen una visita. No habrá ninguna diminuta callejuela que no os sorprenda. Todo está plagado de tiendas abarrotadas de bisuterías de plata y corales, cerámicas, alfombras, chilabas, babuchas, y todo tipo de artículos de piel. Sí, también falsificaciones, pero eso ya lo descubrirán por su cuenta.

Sigo; barberías, bares, pastelerías… Todo eso que puedes encontrar en un barrio cualquiera, pero siempre diferente, lo aseguro.

Otra visita obligada es la del mercado, con sus puestos de aceitunas y especias. Buenas carnes pero sobre todo buenos pescados. Allí no acusan las restricciones que sufren los pescadores españoles. Maravilloso panorama que ya lo quisiéramos en nuestras ciudades.

Para comer hay dos restaurante muy buenos en pleno zoco. El primero es restaurante “EL Hamadi” (2,rue de la Kashba,). Es de estilo tradicional y en el que se pueden degustar platos típicos marroquíes como el “cous-cous” o los “Tajines”. Su decoración es típica marroquí. Además dentro del restaurante hay músicos encargados de amenizar la comida. Sirven alcohol.

El segundo es el restaurante “Le Nabab” (4,Rue Al Kadiria). Su decoración es moderna, rompiendo absolutamente con el entorno en el que se encuentra. La comida es típica marroquí pero con pinceladas de cocina europea y también sirven alcohol.


Conforme va cayendo la tarde la Medina cambia de color. Las calles se inundan de gentío hacia las mezquitas acudiendo a la llamada del rezo. Un lugar inmejorable para disfrutar la puesta de sol es el “Cafe Hafa” que desde 1921 ha recibido la visita de ilustres como el escritor Paul Bowles o los Rolling Stones buscando dónde poder “fumar” tranquilos. Está construido en escalera y posee las mejores panorámicas del estrecho. Está localizado fuera de la Medina en la calle Mohammed Tazi.

Al anochecer una de las zonas que toma mayor protagonismo es el paseo marítimo. Esta es la zona donde comienza la nueva Tánger plagada de restaurantes y discotecas para todos los gustos. Tras lo vivido durante el día en el casco antiguo es curioso pasear por la parte mas “europea” de la ciudad, para así acostarte con la sensación de haber estado recorriendo una ciudad absolutamente loca que a tantos ha maravillado y enloquecido.

Tánger parece que se encuentra en tierra de nadie. Puerta de África. Capital del mercadeo en la que nada es lo que parece, ¿o a veces sí? Lo que se trata es de una ciudad de extremos que te enamora o te irrita. Quizás sea su multiculturalidad o su imán que atrajo artistas de la talla de Henri Matisse o Delacroix.

Lo que está claro es que algo tiene y aún no he sido capaz de encontrarlo. Habrá que persistir.

Hola de nuevo!

Tras un largo periodo de hibernación creo que va siendo hora de retomar este proyecto que abandoné hace ya algunos meses. Además creo que ésta fecha de promesas y buenos propósitos es la idónea para impulsar este blog enfocado al turismo.

Mi proposito es crear un blog de viajes, pero siempre buscando algo mas que el mero viaje. Mi propósito es compartir sensaciones y emociones que algunos lugares del mundo logran hacernos sentir. Siempre intento huir del viaje organizado en el que haces lo que alguien quiere que hagas o ves lo que alguien quiere que veas. Estos sentimientos de los que hablo se encuentran en el lugar más inverosímil. Pueden estar en una charla con algún lugareño, en un paisaje, en un amanecer o un atardecer, o simplemente en una cerveza a la hora y en el sitio idóneo.

Últimamente he estado recorriendo lugares maravillosos del norte español y del Algarve portugués. Así como una visita fugaz a París y una larga estancia en Londres.

Unos por ocio y otros por trabajo, en todos he encontrado enclaves maravillosos y personas estupendas , pero esto ya lo iré compartiendo con los que tengáis la generosidad de leer estos borrones que iré soltando por aquí (el peligro de internet…)

Sin más, espero haberos metido el gusanillo y que próximamente compartamos conocimientos y sugerencias relacionados con el mundo del viajero. Intentaré ilustrar todo con escasos conocimientos de fotografía.

Suerte!

Cádiz – La Provincia

Cádiz, Cádi, Cai, Tacita de Plata, son algunos de los nombres empleados para referirse a este punto donde la geografía española muere; y nace. Fortín que resistiendo los embites galos  permitió el nacimiento de lo que hoy es ley de leyes y madre de las posteriores constituciones demacráticas. Así que, como ” De buen nacido es ser agradecido”, no encuentro un mejor comienzo para este blog que dedicarle el primer artículo a esta maravillosa provincia.

Seguir leyendo